jueves, 10 de marzo de 2016

El ocio y el tiempo libre



Se acercan las vacaciones de Semana Santa y es un buen momento de disfrutar
todos juntos del tiempo libre.
Desde la Escuela Infantil Pis Pas queremos proporcionaros todo tipo de información relacionada con los niños. A continuación podéis leer el material que nos ha resumido nuestra psicóloga Ester Ibáñez para que valoréis la importancia del ocio y el tiempo libre en la infancia.




Cuando hablamos de ocio, nos referimos a algo más que al tiempo libre. Se trata de actividades que realizamos porque queremos hacerlo, sin que nadie nos lo imponga, disfrutando de ellas por el simple placer de realizarlas. Por tanto el ocio en la infancia es aquel tiempo libre de obligaciones escolares, familiares y sociales, que el niño puede dedicar a su juego y disfrute.

Pero el ocio infantil tiene dos peculiaridades frente al adulto: en el niño la libertad de acción y elección esta supeditada a la vigilancia del adulto para garantizar su seguridad; por otra parte la infancia es un periodo privilegiado para el ocio y el juego.

Para el niño, la franja de tiempo dedicada al ocio es tan importante o más que la educación programada, pues durante el tiempo libre el niño tiene oportunidad de experimentar y crear su propio mundo, familiarizarse con el proceso de toma de decisiones, y aprender a evaluarse a si mismo y a los demás.


IMPORTANCIA DEL JUEGO EN LA INFANCIA


“Un niño que juega intensamente, de manera independiente, tranquila, hasta llegar al cansancio físico, sin duda será un hombre capaz, sosegado, constante, que cuidará con abnegación tanto el bienestar propio como el ajeno”. Friedrich Fröbel.




El juego es fundamental en el desarrollo pues estimula todos los aspectos que conforman la personalidad del niño.
El juego ayuda a la maduración del sistema nervioso. Gracias al juego se desarrollan el cuerpo y los sentidos; la fuerza, el control muscular, el equilibrio, lateralidad, percepción, etc...
Desde el punto de vista intelectual el niño, jugando aprende porque obtiene nuevas experiencias, porque es una oportunidad de cometer aciertos y errores, de solucionar problemas. El juego es una actividad que estimula el desarrollo de las capacidades del pensamiento y la creatividad infantil, mediante el juego explora y conoce su entorno y al mismo tiempo se descubre a si mismo.


A través del juego el niño se relaciona con los demás y esto le ayuda a conocer que existen unas normas de comportamiento que debe cumplir.

Jugando empieza a utilizar el lenguaje, y más tarde a comunicarse a través de él.


Para un completo desarrollo global del niño, es necesario tener tanto la posibilidad de juego dirigido como de juego libre.

El juego dirigido es aquel en el que educadores o padres programan y supervisan las actividades, con una finalidad, es el caso de aquellas actividades encaminadas a que los niños conozcan los colores, las partes de su cuerpo, etc…

En el juego libre el niño decide que actividad quiere realizar y como, limitándose los educadores o padres a proporcionarles los materiales necesarios y un espacio seguro donde desarrollar su actividad.

Tanto el juego dirigido como el libre deben estar presentes en la vida del niño. En la actualidad hay cierta tendencia a que tanto en la escuela como en casa los adultos programen las actividades que deben realizar los niños, sin dejarle libertad para expresarse libremente.

El juego libre fomenta la autonomía personal, la creatividad, la libre expresión de sentimientos, nos permite conocer las exigencias de cada niño, que de algún modo se encuentran coartadas en el juego dirigido.




No hay comentarios:

Publicar un comentario